Obtención de Energía en el Ejercicio Físico

mayo 24, 2009 en 8:48 pm | Publicado en Ejercicio Físico | Deja un comentario

¿De dónde sacamos la energía para la realización del ejercicio físico y cómo utiliza el cuerpo humano esa energía para llevarlo a cabo? Pues bien, hoy me gustaría responder a esta pregunta, que no está demás que sepamos a la hora de cuidar nuestra alimentación para la posterior realización de actividades físicas.

La respuesta a esta pregunta, parece de un niño de primaria (pero realmente si investigamos sobre el tema, podríamos hablar horas y horas sobre la respuesta a esta pregunta). Está claro, que los humanos obtenemos la energía a través de los alimentos. La cantidad de energía de cada alimento, depende de la cantidad de calor que sea capaz de liberar en el interior de nuestro organismo. Esta energía se mide en kilocalorías (Kcal).

Es interesante saber, que tan solo 1g de cualquier grasa, produce 9kcal de energía. Mientras 1g de hidratos de carbono, produce 4kcal.

Las principales fuentes de energía las podemos dividir en grasas, hidratos de carbono y proteínas. Las grasas y los hidratos de carbono son las principales fuentes de energía. Las proteínas sin embargo tan solo aportan entre el 10% y 15% de la energía necesaria para el ejercicio físico.

El medio básico a través del cual la acción muscular obtiene energía, es el ATP (adenosín-5′-trifosfato o trifosfato de adenosina). Cuando se produce la degradación o catabolismo de los nutrientes se libera energía que se transforma en ATP, el cuál es utilizado en el músculo para realizar sus funciones, entre ellas la contracción muscular.

ATP

De esta forma, dependiendo de la intensidad, duración del ejercicio físico y cantidad de sustratos almacenados, nuestro cuerpo optará por priorizar una de la siguientes vías de obtención de energía:

  • Sistema ATP-PC (anaeróbico): El sistema ATP-PC se caracteriza porque la obtención de la energía se realiza sin utilizar oxígeno, y sin generar sustancias residuales. Para ello, este sistema emplea las reservas musculares de ATP y de fosfocreatina. Las reservas de fosfocreatina suelen ser unas tres veces superiores a las de ATP. Cuando existe una gran demanda de energía, que no se puede cubrir por vía aeróbica debido al tiempo que tarda este sistema en comenzar a producirla, en primer lugar se utilizan las reservas de ATP, y a continuación, se degrada la PC, separándose su grupo fosfato y liberando una gran cantidad de energía. La importancia de este sistema radica en la rápida disponibilidad de energía, más que en la cantidad, y también en la rápida recuperación de los niveles iniciales de PC (tras uno o dos minutos de recuperación, vuelve a estar en torno a un 90% de su nivel normal).
  • Sistema Glucolítico (anaeróbico): este sistema utiliza la glucosa como sustrato básico para la obtención de ATP. Los hidratos de carbono son degradados parcialmente de forma anaeróbica, produciendo residuos en forma de ácido láctico (músculo) o etanol (bacterias). Cuando el ácido láctico alcanza concentraciones muy altas en el músculo y en la sangre, se produce una fatiga muscular transitoria, que impide la continuidad de la actividad.
  • Sistema Oxidativo (aeróbico). El sistema oxidativo es el mas complejo de los sistemas energéticos. Es el proceso mediante el cual el cuerpo descompone combustibles con la ayuda de oxigeno para generar energía, también llamado sistema aeróbico. A diferencia del sistema anaeróbico de ATP, este sistema oxidativo produce una tremenda cantidad de energía durante las pruebas de resistencia. Es la principal fuente de energía para actividades de larga duración.sistemasenergeticos

Escucha tu cuerpo: la frecuencia cardiaca

noviembre 4, 2007 en 6:11 pm | Publicado en Atletismo, Ejercicio Físico | 7 comentarios

Hoy he decidido estrenar mi “monitor del ritmo cardiaco”. En castellano, un reloj (pulsómetro) capaz de medir e interpretar las pulsaciones por minuto durante el ejercicio. Hasta el momento, no me había preocupado nunca de escuchar a mi corazón, pero gracias a mi amiga Alba que me hizo este regalo, estoy aprendiendo lo importante que es saber el ritmo que lleva tu corazón.

f4m_black.jpg

Definimos la frecuencia cardiaca, como la cantidad de latidos del corazón por minuto. Es fundamental saber su valor para poder dosificar el ejercicio y establecer unas bases de entrenamiento sólidas. Para ello debemos conocer nuestra frecuencia cardiaca en reposo (FCR) y nuestra frecuencia cardiaca máxima (FCmáx).

Continue Reading Escucha tu cuerpo: la frecuencia cardiaca…

Blog de WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.